NUEVA DINÁMICA

La información publicada en este blog de biomagnetismo (curación con imanes) es de carácter informativo y por ningún motivo debe suspenderse el tratamiento recomendado por el médico general o especialista de cada paciente, es una terapia complementaria.

Si te gusta el blog te pedimos nos ayudes a compartirlo con más personas presionando el botón de g+1 que encontrarás más abajo, GRACIAS!!

Translate

PARES PSICOEMOCIONALES PARA AYUDAR A BAJAR DE PESO MEDIANTE BIOMAGNETISMO

     Amigos y amigas del blog, los resultados de nuestra encuensta semanal del 13 al 19 de Agosto de 2012 en la cual pusimos tres temas a elegir, los votos fueron muy parejos en dos temas: el de bajar de peso con biomagnetismo y el de pares psicoemocionales, así que decidimos hacer una entrada que mencione pares psicoemocionales en el área de biomagnetismo que apoyen a las personas a bajar de peso.

     Gracias por su participación en las encuestas.

     En psicología conocemos dos aspectos que complementan al humano: su parte física, biológica y su parte mental (incluido el ambiente, sociedad, etc.). El concepto de pares biomagnéticos psicoemocionales hace referencia a este segundo concepto de la psicología: el aspecto mental.
     La manera de manifestar las emociones, el cómo las sentimos, tiene una base física y, a nivel de biomagnetismo, significa que cada emoción se percibe como un cambio en la bioelectricidad, y cuando este síntoma emocional es persistente este va a ocasionar una alteración física.
     Un poco de psicoterapia y biomagnetismo: 
Un punto del desarrollo de la terapia de Biomagnetismo es algo conocido como el “sistema de creencias” (14 de Enero de 2007 en el diplomado de Par Biomagnético, Unviersidad de Chapingo, México), que según lo expuesto, este concepto está conformado por: el cerebro límbico, el sistema endocrino y el sistema inmunológico; lo anterior establece una liga entre la parte psicológica al decir sistema de creencias y la parte física, integrada por estos tres elementos (límbico, endócrino, inmunidad).
Este anterior planteamiento nos acerca al abordaje integral de la patología orgánica y la relación que guarda con la patología mental, esta situación sugiere el entendimiento que el terapeuta debe tener para descubrir la retroalimentación entre estos dos componentes, y llegar a diferenciar que acción es la que determina u origina la otra, por ejemplo, casos de somatización de cefalea o migraña por estrés laboral, o diarreas e indigestiones causadas por presión escolar o familiar; situaciones con una alteración orgánica moderada; en casos graves el desarrollo de padecimientos crónico-degenerativos como presión arterial alta, diabetes en sus diferentes clasificaciones, alteraciones hepáticas severas y cáncer por nombrar algunos padecimientos, nuestra labor como terapeutas  es abordar de forma simultánea y coordinada la parte fisiológica y orgánica prestando la misma atención y precisión a la parte mental del paciente.
      Considerando como punto inicial para el tratamiento el diferenciar el grado de somatización presente en el paciente, se puede recurrir al DSMIV, ahora,  independiente de este diagnóstico diferencial, Mauricio Knobel en el libro de “Psicoterapia breve” describe que la somatización se hace presente en el paciente cuando este sufre, cuando tiene angustia, cuando no puede convivir con los demás, cuando se siente perturbado y/o perturbador, cuando una culpa lo atormenta, cuando no llega a disfrutar el placer, ni intuye el amor  ni la felicidad, todos estos anteriores causantes, además de provocar la somatización, puede estructurar también una neurosis y la posibilidad de desarrollar psicosis, en casos extremos en la huida a estos desajustes puede presentarse el suicidio.
     En la búsqueda de estos causantes, la aplicación del par biomagnético es de considerar que apoyará de manera específica a lo concerniente al desajuste físico, es decir, la somatiazación, mientras el terapeuta trata de identificar junto con el paciente dichos causantes en el orden mental.
     Para orientarnos y seguir con el concepto de psicoterapia, recurriremos de nueva cuenta al libro de Psicoterapia breve (Knobel, M.) que de manera muy clara describe a la psicoterapia como la asistencia psicológica que se le brinda al paciente, mediante el uso de conocimientos teórico-técnicos con el objetivo de reestructurar la personalidad y mediante esta reestructuración  la persona en tratamiento logre una inefable vivencia de plenitud, placer y felicidad.
     Se cita el libro de  “The Technique of Psicotherapy” de Lewis R. Wolberg para apoyarnos en su tesis de que mediante la psicoterapia se trata de retardar, modificar y en el caso ideal, eliminar síntomas existentes en el paciente; de esta forma se deduce que si de alguna forma el paciente está somatizando, mediante el tratamiento psicoterapéutico apoyado con el soporte de equilibración física desde la célula con Biomagnetismo, los síntomas entonces tendrían que cesar, modificarse y/o eliminarse.
     De esta manera el procedimiento a seguir es:
1.- Diagnóstico diferencial.
2.- Determinación de los puntos de polarización o despolarización con el fundamento de la terapia de Biomagnetismo médico.
3.- Establecer proceso psicoterapéutico.
     Se considera esta secuencia de los pasos 2 y 3 anteriores por lo siguiente:
Se ha observado en terapia que mediante el rastreo y aplicación de la terapia de Biomagnetismo el nivel de tensión en el cuerpo disminuye de forma considerable, entrando el paciente en un estado de relajamiento físico, que por sondeo entre las personas que acuden a terapia se puede inferir que al cuerpo se le induce a un estado de bienestar al equilibrar los puntos que se encuentran fuera del NEN.
     Mediante este inducido estado de relajamiento físico, se considera apropiado iniciar el proceso de psicoterapia para que el paciente haga consciente de que manera es que está somatizando y permitiendo que la enfermedad esté presente en su cuerpo.
  
1.- DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL:
Para elaborar el diagnóstico diferencial es conveniente revisar algunos conceptos, mismos que su definición fueron obtenidos del Manual diagnóstico y estadístico de los transtornos mentales (DSMIV): a) proceso psicosomático, b) trastorno somatomorfo, c) trastorno facticio y d ) factores psicológicos que afectan al estado físico.
a)    Proceso psicosomático: se define como el proceso psíquico que tiene influencia en lo somático. La medicina reconoce la importancia de los procesos emocionales en la aparición y desarrollo de algunas enfermedades.
b)    Trastorno somatomorfo: según el DSM IV la característica común de los trastornos somatomorfos es la presencia de síntomas físicos que sugieren una enfermedad médica (de ahí el término somatomorfo) y que no pueden explicarse completamente por la presencia de una enfermedad, por los efectos directos de una sustancia o por otro trastorno mental (p. ej., trastorno de angustia). Los síntomas deben producir malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral, o de otras áreas importantes de la actividad del individuo. A diferencia de lo que ocurre en los trastornos facticios y en la simulación, los síntomas físicos no son intencionados (p. ej., bajo control voluntario). Los trastornos somatomorfos se diferencian de los factores psicológicos que afectan el estado físico por la ausencia de una enfermedad médica diagnosticable que pueda explicar por completo todos los síntomas físicos. Dentro de esta clasificación de los trastornos somatomorfos se encuentran:
El trastorno de somatización, clasificación F45.0 en el DSMIV:  (anteriormente histeria o síndrome de Briquet) es un trastorno polisintomático que se inicia antes de los 30 años, persiste durante varios años y se caracteriza por una combinación de síntomas gastrointestinales, sexuales, seudoneurológicos y dolor.
El trastorno somatomorfo indiferenciado, clasificación F45.1 en el DSMIV:  se caracteriza por síntomas físicos no explicados, que persisten al menos 6 meses y que son insuficientes para establecer el diagnóstico de trastorno de somatización.
El trastorno de conversión, clasificación F44.x en el DSMIV:  consiste en síntomas o disfunciones no explicadas de las funciones motoras voluntarias o sensoriales, que sugieren un trastorno neurológico o médico. Se considera que los factores psicológicos están asociados a los síntomas o a las disfunciones.
El trastorno por dolor, clasificación F45.4 en el DSMIV: consiste en la presencia de dolor como objeto predominante de atención clínica. Además, se considera que los factores psicológicos desempeñan un papel importante en su inicio, gravedad, exacerbación o persistencia.
La hipocondría, clasificación F45.2 en el DSMIV:  es la preocupación y el miedo de tener, o la idea de padecer, una enfermedad grave a partir de la mala interpretación de los síntomas o funciones corporales.
El trastorno dismórfico corporal, clasificación F45.2 en el DSMIV:  es la preocupación por algún defecto imaginario o exagerado en el aspecto físico
En el trastorno somatomorfo no especificado, clasificación F45.9 en el DSMIV:  se incluyen los trastornos con síntomas somatomorfos que no cumplen los criterios de cualquiera de los trastornos somatomorfos específicos.
c)    Trastorno facticio, clasificación F68.1 en el DSMIV: Los trastornos facticios se caracterizan por síntomas físicos o psicológicos fingidos o producidos intencionadamente, con el fin de asumir el papel de enfermo. 
d)    Factores psicológicos que afectan al estado físico, con clasificación F54 en el DSMIV: La característica esencial de los factores psicológicos que afectan al estado físico es la presencia de uno o más factores psicológicos o comportamentales específicos que afectan de un modo adverso al estado médico general. Las formas en que estos factores pueden afectar negativamente al estado físico son variadas: pueden influir sobre el curso de una enfermedad médica (lo cual se puede inferir por una íntima relación temporal entre los factores y la presencia, la exacerbación o el retraso en la recuperación de una enfermedad médica) o pueden interferir en su tratamiento.

    Toda la explicación anterior es la introducción a la parte psíquica y su intervención con biomagnetismo, en esta entrada estamos usando esta información para el tratamiento de la obesidad, pero en cada par psicoemocional que tratemos más adelante esta misma teoría es relevante puesto que cada emoción si se aloja de forma consistente en alguna parte del cuerpo originará algún trastorno a nivel orgánico.

     Lo anterior son bases teóricas, recordando las clases en la Universidad un maestro nos hacía mucha insistensia en que la obesidad cuando es un asunto emocional hace referencia a un asunto interno de protección, a no permitirse ser amado, de por medio un miedo, una insatisfacción, una no aceptación, este doctor (como no tengo su autorización no mencionaré su nombre) con los años de experiencia en consulta intuyó que la acumulación de grasa en exceso en el cuerpo es una protección contra el ambiente (familiar, laboral, social) que el mismo cuerpo desarrolla, como una forma de aislamiento. Este factor psicológico va a conllevar a que médicamente exista un proceso de metabolismo y lipólisis más lento de lo que debiera ser, además de que la persona incremente su grasa corporal por su misma ingesta excesiva de alimento, conocido como gula.

     Ahora, el párrafo anterior no es para la totalidad de los casos, recuerden que en el orden mental las posibilidades son infinitas, pero quien no tenga formación profesional en el área de salud mental se puede acceder a desbloquear estos mecanismos de defensa con los siguientes pares biomagnéticos (en la siguiente entrada abordaremos la parte médica aceptada para tratar la obesidad). 

    Estos pares deben aplicarse de forma simultánea en cada sesión durante 15 a 20 minutos (quien tenga formación en el área de psicología puede desarrollar psicoterapia durante este tiempo):

Estómago - corazón



Cabeza de páncreas - Cola de páncreas

Ilíaco - Ilíaco


Estómago - Perineo


        En un intento por llamar de alguna manera y ponerles nombre a estos puntos el correspondiente a la Gula son los pares biomagnéticos de Estómago - corazón y Estómago - perineo, estos pares son generales, cuando avancemos en la lista de pares biomagnéticos psicoemocionales determinarán cuales de ellos son los más adecuados para cada caso, puede ser que alguien esté somatizando en obesidad por algún miedo, entonces la gula no tendría nada que ver en este caso y se aplicaría el par correspondiente al miedo que presenta el paciente, ahora, es importante recalcar que los pares bioamagnéticos que siempre deben acompañar la terapia para atender la obesidad y sobre-peso con biomagnetismo son los cuatro anteriormente detallados más los que cada paciente necesite en el área mental.

     Si bien, puede sonar contradictorio que recomendemos estos pares para la Gula, aún no siendo esta la causa de la obesidad, sino por por otros factores como odio o resentimiento hacia alguien, hacemos hincapié en estos puntos específicos porque al comparar con los puntos de acupuntura, encontramos la siguiente información:
    
     El punto  Estómago 21 y 22 del meridiano de acupuntura (revisar cualquier manual o libro de acupuntura) que en las imágenes anteriores corresponden a los puntos de biomagnetismo de Estómago apoyarán físicamente cuando hay dolor o distensión abdominal, diarrea, úlcera gástrica o duodenal, gastritis aguda o crónica y neurósis gástrica.
     El punto Du 1 de acupuntura que en biomagnetismo corresponde al imán en el perineo, apoyará a personas que tengan hemorroides, prolapso del recto, diarrea, y para algunas tradiciones orientales este punto (muladara) es el inicio del envío en forma ascendente de la energía por todo el canal central (glándulas como la tiroides, pineal e hipófisis se encuentran en este canal), así que al intervención con biomagnetismo se lleva a cabo en varios niveles, el físico y mental (aquí hacemos referencia al energético, ya hablaremos en otra entrada de la parte fundamental de todo lo que es la vida desde el orden de la vibración).
     El par biomagnético que en las láminas representamos como ilíaco - ilíaco en acupuntura está próximo al punto 25 del meridiano de vejiga que en su tratamiento es para padecimientos como la diarrea, disentería, estreñimiento.

     Toda la información que presentamos en esta entrada es una breve introducción para desarrollar más  adelante temas que involucren la parte mental en los tratamientos médicos mediante biomagnetismo.

    Recuerden que el blog es de orientación general, recurran a un terapeuta o profesional en la salud para desarrollar de forma óptima la aplicación de ésta y cualquier terapia o medicina complementaria.

    Saludos a todos y todas, muchas gracias por sus comentarios, los tenemos muy presentes.

Un abrazo con todo afecto y hasta la siguiente entradaaaaa

CarLo Y JoRgE